Wednesday
August 23, 2017
Monday, March 20, 2017

División de poderes, no exclusión

Si las elecciones de octubre son exclu-
sivamente para el Congreso (con la renovación de un tercio de las bancas del Senado y la mitad de la Cámara baja), ¿por qué la presidencia de Mauricio Macri demuestra tan poco interés en incluir al Poder Legislativo en el gobierno? El intento de Macri de despejar por decreto las dudas sobre un conflicto de intereses en el polémico acuerdo de la deuda del Correo Argentino (el cual favorece al grupo empresarial de su padre) es sólo un ejemplo de la tendencia general de eludir el Congreso, pero no deja de ser un buen ejemplo. Un decreto a las apuradas es totalmente inadecuado para calmar esta controversia; sería mucho mejor presentar un proyecto de ley ante el Congreso para que todas las dudas y objeciones puedan ser expresadas y respondidas. Macri hasta se estaría haciendo un favor, ya que un debate pleno sobre este tema echaría luz sobre varios conflictos de interés potenciales que tal vez no se le hayan ocurrido al gobierno, evitando así bochornos en el futuro (además de tener que ordenar que el acuerdo del Correo Argentino se rehiciera de cero, Macri tuvo que postergar hace poco la concesión de frecuencias a una Avianca que acababa de comprar MacAir del grupo empresarial de su padre). A medida que siguen aumentando las disputas sindicales, Macri insiste en que prefiere el diálogo a la confrontación pero su deseo de gobernar por decreto y excluir el Congreso parece contradecir esa postura. Durante su exitosa campaña electoral del 2015, Macri deploraba constantemente el autoritarismo kirchnerista, pero su propio estilo no parece ser institucionalmente superior.
No es muy difícil entender el motivo de la alergia de Macri al proceso parlamentario; al encabezar una coalición que es minoría en ambas cámaras (y enfrentando una sólida mayoría peronista en el Senado), tiene un temor evidente a las derrotas humillantes. Y si bien el verano pasado una aversión similar a un Congreso nominalmente hostil cambió rápidamente cuando la fragmentación peronista en la Cámara Baja y Miguel Ángel Pichetto -un jefe del bloque mayorita-
rio en el Senado muy cooperativo- en la Alta le abrieron las puertas (hasta el punto de convocar a sesiones extraordinarias cuatro semanas antes del inicio normal del año parlamentario), la desconfianza de Macri este año es más permanente. Más allá del núcleo duro del kirchnerismo, no parece tener muchas esperanzas de que siquiera los opositores más moderados que votaron gran parte de sus proyectos de ley el año pasado puedan resistirse a la tentación de hacer campaña electoral a expensas de él (y podría tener razón).
Pero Macri no tiene mucha opción; si quiere que los ciudadanos se tomen en serio estas elecciones y voten un Congreso con un rol en el gobierno, y si quiere marcar el contraste institucional con el supuesto autoritarismo kirchnerista y peronista, tendrá que equilibrar la democracia altamente presidencialista de la Argentina con una voz parlamentaria más fuerte.                                                              w
  • Increase font size Decrease font sizeSize
  • Email article
    email
  • Print
    Print
  • Share
    1. Vote
    2. Not interesting Little interesting Interesting Very interesting Indispensable






  • Increase font size Decrease font size
  • mail
  • Print




    ámbito financiero    ambito.com    Docsalud    AlRugby.com    

Edition No. 5055 - This publication is a property of NEFIR S.A. -RNPI Nº 5343955 - Issn 1852 - 9224 - Te. 4349-1500 - San Juan 141 , (C1063ACY) CABA - Director Perdiodístico: Ricardo Daloia
Grupo Indalo