Tuesday
September 26, 2017
Monday, March 20, 2017

Realidades poco convenientes

Poco más de una semana después del discurso del presidente Mauricio Macri en la apertura de las sesiones del Congreso, un par de anuncios lo han obligado a empezar de cero con su hoja de ruta; las estadísticas de la Universidad Católica Argentina (UCA) sobre la pobreza, y la tasa de inflación de febrero publicada por el INDEC. Las dos noticias son malas, pero si bien el informe de la UCA que confirma la pobreza de un tercio de la población del país es indudablemente peor en el largo plazo (en especial al demostrar que casi 10 de los 13 millones de pobres estarían atrapados en una pobreza estructural y no cíclica, requiriendo más que una vuelta al crecimiento económico) y contrasta con la primera prioridad de Macri de alcanzar la  “pobreza cero”, es en realidad la inflación la que tendrá un impacto mayor sobre las políticas de un año electoral.
La tasa de inflación del 2,5% para el mes de febrero que echa por tierra el pronóstico oficial del 12-17% anual contenido en el Presupuesto 2017 fue ampliamente atribuida a las fuertes subas en rubros como las trifas de luz, los peajes, las obras sociales prepagas y los cigarrillos, pero es importante notar que aún cuando se consideran estos factores, el INDEC midió una inflación núcleo del 1,8%; una cifra aún muy superior al objetivo oficial y un noticia que llega en el peor momento, dado el comienzo difícil de la temporada de negociación de paritarias con el conflicto docente. En un intento por volver a la inflación más moderada de los últimos meses, el gobierno está postergando indefinidamente las subas en las tarifas de colectivos y trenes además de reducir los aumentos en el gas y el agua, pero esto sólo postergará el impacto inflacionario; habrá otros meses como el de febrero hasta que el equipo económico logre completar la corrección de los precios relativos luego de más de una década de tarifas congeladas para los servicios públicos, mientras que una montaña de subsidios permanentemente alta obra en contra de cualquier recorte significativo en el déficit fiscal, causa primaria de la inflación. El costo de vida inesperadamente alto en el mes de febrero también plantea dilemas difíciles para la política monetaria; subir las tasas de interés para contrarrestar una inflación que perjudica el poder de compra de los salarios, entre otros daños económicos, o bajarlas para estimular el crecimiento económico a riesgo de provocar un alza de los precios. Cualquiera de las dos formas no sirve para la reanimación del consumo que hace falta para una campaña electoral basada en una sensación de bienestar.
Antes de conocerse estos datos de la pobreza y la inflación, el gobierno de Macri había estado minimizando el paro general del mes que viene como una protesta contra los problemas del año pasado, no de la actualidad; contra los despidos que llegaban a los seis dígitos y los aumentos de precios que le siguieron a la devaluación de principios del 2016 en contraste con la creación de empleos y la menor inflación de los últimos meses. Pero la vuelta de la inflación a un rango anual potencial del 30-40% y la confirmación de una pobreza arraigada en el subempleo y la inestabilidad laboral demuele los argumentos oficialistas, tanto contra las demandas salariales como contra el temor a la desocupación.               w
  • Increase font size Decrease font sizeSize
  • Email article
    email
  • Print
    Print
  • Share
    1. Vote
    2. Not interesting Little interesting Interesting Very interesting Indispensable






  • Increase font size Decrease font size
  • mail
  • Print




    ámbito financiero    ambito.com    Docsalud    AlRugby.com    

Edition No. 5055 - This publication is a property of NEFIR S.A. -RNPI Nº 5343955 - Issn 1852 - 9224 - Te. 4349-1500 - San Juan 141 , (C1063ACY) CABA - Director Perdiodístico: Ricardo Daloia
Grupo Indalo